¿Cuánto contamina la producción de ropa?

Las marcas de ropa y la explosión de imágenes publicitarias que dictan los estilos y la moda que debemos seguir, forman una industria enorme con ganancias multimillonarias. El valor del mercado global es de 3 billones de dólares. Y si bien pareciera ser un buen acelerador económico, la realidad es que detrás de todo el glamour hay un costo altísimo y terrible para el planeta.

Y tú, ¿sabes cuánto contamina la producción de ropa? Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre la ropa, el impacto que tiene en los ecosistemas y qué puedes hacer al respecto.

El costo que tiene vestir a la moda

La moda es la segunda industria que más contamina el planeta; la primera es la petrolera.

La industria textil y de moda nos invita cada temporada a cambiar lo que vestimos, sin importar si lo necesitamos o no. El sólo hecho de pasar de primavera-verano a otoño-invierno, nos genera la necesidad de consumir, y terminamos viendo la ropa como algo desechable.

Esto lamentablemente trae consigo consecuencias fatales. Veamos algunas cifras:

● La industria de la moda es la responsable del 20% del desperdicio del agua total del planeta. Para hacer unos jeans, ¡solo un par! se necesitan 7,000 litros de agua; que es lo mismo que bebe una sola persona en 10 años. 

● Cada año se tiran al mar medio millón de toneladas de microfibra. Según Abigail Barrows, principal investigadora del Global Microplastics Initiative, en el 90% de las más de 2,000 muestras analizadas procedentes de agua dulce y marina están presentes las microfibras. También se han encontrado peces con microfibras en su organismo,que proceden principalmente de Indonesia y Estados Unidos.

● La creación de tintes para la ropa, el proceso de fabricación de prendas y el lavado de las mismas provocan el 8% de gases perjudiciales para el medio ambiente.

Después de ver estas cifras realmente, ¿Crées que estar a la moda es tan necesario?

CONTAMINA LA PRODUCCIÓN DE ROPA

La generación de desechos que provoca la producción de ropa

La industria textil manufacturera genera basura, desde el proceso de producción hasta que desechas la ropa que no quieres usar. El inicio de la cadena se da cuando las empresas desechan el 15% de la tela destinada para hacer prendas, debido a ineficiencias en la manufactura. Hasta la fecha, tres cuartas partes de las personas desecha su ropa, en lugar de donarla. En países como Estados Unidos una persona de clase media bota a la basura en promedio 36 kilos de ropa al año. Si proyectamos esta cifra,  800 mil toneladas de ropa llegan directo a la basura.

Fast fashion, el veneno del planeta

Desde hace más de una década la industria de la moda impuso la ideología de la fast fashion o moda rápida, lo que ha duplicado la producción de textiles en todo el mundo. Este concepto provoca en el consumidor la necesidad de adquirir cada vez más vestimenta y cambiarla en un corto tiempo, no solo una vez por temporada, sino que varias veces dentro de la misma temporada. La consigna de la moda rápida es usar y tirar, desechar, cambiar de atuendo frecuentemente y nunca repetir la moda. El  fast fashion es accesible, son prendas de muy baja calidad a precios muy convenientes, al alcance de todos.

La calidad de la ropa es baja y por supuesto la durabilidad es menor, los tejidos del vestido no son reciclables y pueden estar más de 200 años en la tierra.

Explotación laboral

¿Has comprado ropa con la leyenda “Hecho en China, Bangladesh, Vietnam, India, Hong Kong, Indonesia o Camboya”?; la próxima vez que lo hagas toma en cuenta que las personas que laboran en la industria textil de esos países trabajan bajo condiciones deplorables. No hay distinción entre humanos y máquinas, ambos trabajan jornadas infrahumanas y son igual de desechables.

Hombres, mujeres e incluso niños trabajan a destajo fabricando la ropa que luego compras sin pensarlo dos veces.

Las personas trabajan aspirando gases de todo tipo, sin protección sanitaria, duermen sobre las telas  y muchos viajan hasta 1.600 kilómetros para poder laborar y ganar apenas lo suficiente para comer.

El artículo 23 párrafo 3 de la de Declaración Universal de Derechos Humanos dice:

“Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure a ella ya su familia una existencia conforme a la dignidad humana. Esta remuneración será completada, en caso necesario por otros medios de protección social”

Sin embargo, esto les importa poco a las grandes marcas que utilizan la mano de obra barata con el objetivo de generar más y más prendas que irán directo a los colgadores. 

fast fashion contaminacion

¿Qué podemos hacer?

Muchos ciudadanos han pensado que el remedio es no comprar en estas tiendas y aunque si podría ser una pequeña parte de la solución; es más importante exigir que se cambie y se modifique la forma en cómo se trabaja la moda. No es necesario cambiar de atuendos cada 3 meses, la moda necesita cambiar por el bien de toda la humanidad. Sin duda la industria debe encaminarse a modelos de producción más sostenibles.

Menos es más

Nuestra labor en The Loop Kids RE-Store es promover un cambio en la forma de ver el consumo, y dejar atrás las conductas de “comprar, usar y desechar.” Quisimos crear un espacio donde los padres pudieran transmitir a sus hijos los valores del cuidado del planeta, y al mismo tiempo pudieran cuidar su presupuesto.

Síguenos para más tips sobre cómo vestir bien sin dañar nuestro planeta. Y ojalá, que la próxima vez que necesites ropa nueva para tus hijos, recuerdes cuánto contamina y evites compras innecesarias, para que juntos creemos un futuro mejor para el planeta que nuestros niños habitarán.